Presentación

La ruta ha sido siempre un lugar de encuentro y de intercambio de mercaderías, de ideas, de personas, de culturas.  A la vez vía y eje, espacio de idas y regresos, de huidas y de reencuentros, la ruta potencia nuestra condición de nómades. Del Camino de Santiago a la Ruta de la Seda, hay recorridos emblemáticos que relatan la historia de la humanidad, y trazados locales que delatan la huella de los desplazamientos, libres o forzados, tanto de individuos como de comunidades enteras.

Al recorrer estas rutas, cada vez más los turistas eligen también crear, mantener, reencontrar o recrear su memoria individual, familiar, comunitaria, nacional; su memoria colectiva. En el espacio-tiempo libre del viaje, los turistas, desligados de su identidad cotidiana, pueden también estar más abiertos al encuentro. Crean y confirman a la vez sus recuerdos, sus ancestros y sus descendientes.

Itinerarios recorridos, elementos de relación entre lugares, creadores de sentido territorial, vectores de memoria, las rutas pueden ser interrogadas en sus diversas dimensiones: económica, geográfica, antropológica, cultural.

Enlace permanente a este artículo: http://QuebecUNITWIN.ggr.ulaval.ca/?page_id=214&lang=es